$15.200

3 cuotas sin interés de $5.066,67
Ver medios de pago
¡Genial! Tenés envío gratis
¡Agregá este producto y tenés envío gratis!
Envío gratis superando los $20.000
Entregas para el CP: Cambiar CP
¡Agregá este producto y tenés envío gratis! Envío gratis superando los $20.000
Nuestro local
  • El Cuenco de PlataAv. Rivadavia 1559 3º ”A” (1033) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina Tel./Fax. (005411) 4382-7001 Horario: Lunes a Viernes de 10 a 15 Hs.
    Gratis
Descripción

Witold Gombrowicz

Los poseídos

Prólogo de: Rita Gombrowicz

Traducción de: Pau Freixa y Bożena Zaboklicka

 

–Si él pudo asesinar, yo también podría –decía febrilmente– ¡nosotros tenemos naturalezas idénticas! ¡Lo sé perfectamente! ¡Si él es así, es que yo también soy así… sí, yo también soy así!

–Es una de las historias más estrafalarias que jamás oí –murmuró–. Pero no pierda usted la esperanza. Por otro lado, esta historia podría tener una explicación bien sencilla y psicológicamente comprensible. Si él es realmente tan parecido a usted, entonces queda claro por qué se influyen tan negativamente. Usted es extremadamente enérgica, intensa, agresiva. Así que, si una naturaleza como la suya encuentra una naturaleza similar, entonces esta energía incontenible y tormentosa se multiplica, él la excita a usted y usted a él y de este modo esta energía va aumentando sin fin. Esta energía es en sí un tesoro de incalculable valor. Pero si no se canaliza hacia el bien, entonces se convierte en una fuerza destructiva.

–Y en su caso esto debió suceder –prosiguió–, puesto que desde el primer momento se perdieron la confianza y el respeto. Sí, todo esto resultaría claro si...

–¿Si qué?

–Si no se hubieran inmiscuido ciertos factores… de otra índole. Esas bocas. Los sueños. El lápiz. Todo esto son fenómenos de otro orden. ¿Quiere que se lo diga con franqueza? Tengo la impresión de que está poseído.

Witold Gombrowicz

 

* * *

Publicada bajo suedónimo y en forma de folletín en dos periódicos polacos durante el verano de 1939, Los poseídos fue interrumpida por el exilio del autor. Luego en los ‘80 se hallaron los capítulos finales. Esta es la primera traducción directa del polaco.