$950

18 cuotas de $110,25
Ver medios de pago
¡Genial! Tenés envío gratis
Envío gratis superando los $1.900
Entregas para el CP: Cambiar CP
Envío gratis superando los $1.900
Nuestro local
  • El Cuenco de PlataAv. Rivadavia 1559 3º ”A” (1033) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina Tel./Fax. (005411) 4382-7001 Horario: Lunes a Viernes de 10 a 15 Hs.
    Gratis
Descripción

La muerte prematura de Krzysztof Kieślowski en 1996 le robó al cine a uno de sus grandes visionarios. Los decálogos, La doble vida de Verónica y la trilogía Tres colores le valieron su reputación como cineasta de clase mundial. Kieślowski era notoriamente reticente e incluso despectivo con su trabajo y talento, pero estas discusiones francas y detalladas muestran una pasión por el cine que animó una vida interrumpida tanto por Hitler como por Stalin y el legado que dejaron estas figuras en Europa del Este.

Moviéndose entre Polonia y Francia, Kieślowski creó algunas de las obras cinematográficas más importantes de los años noventa.


Krzysztof Kieślowski

 

(Nacido el 27 de junio de 1941 en Varsovia, Kieślowski se crió en el seno de una familia de clase modesta. Ingresó en la escuela de bomberos, pero pocos meses más tarde abandonó con la intención de volver a estudiar. En 1957 se inscribió en la escuela superior de técnicas teatrales de Varsovia, donde se diplomó en pintura escenográfica. Diplomado por la Escuela de cine y televisión de Lódz, realizó quince documentales y más tarde, a partir de 1973, mediometrajes de ficción para la televisión como “Paso subterráneo” (1973) o “El primer amor” (1973).

Kieślowski se inició en el largometraje de ficción con títulos como “El personal” (1975), “La tranquilidad” (1976) y “La cicatriz” (1976), con la que consiguió el primer premio en un Festival de Moscú. En los años siguientes rodó una larga lista de filmes entre los que destacan “Sin fin” (1985), “El Aficionado” (1979) o “El azar” (1987). Todas estuvieron presentes en los diferentes festivales del circuito internacional obteniendo así el definitivo reconocimiento que le permitiría introducirse en la industria cinematográfica francesa. Antes, rodaría “No amarás” y “No matarás” (1988), además de la serie televisiva “Decálogo” (1989-1990), una declaración de principios para el propio autor que llegó a ser considerada de gran relevancia por la crítica mundial. Durante esta etapa, el cineasta polaco también rodó varios documentales como “El hospital” (1977) o “El punto de vista de un vigilante nocturno” (1979).

Tras su paso por la televisión polaca, a principios de los años 90 comenzó a trabajar en Francia, donde realizó su más importante trabajo. Primero con la aplaudida coproducción “La doble vida de Verónica” y después con la galardonada trilogía “Tres Colores” (1993-1994), dedicada a la bandera francesa. Con la filmación de “Rojo” (1994), último film de la trilogía, Kieślowski decidió retirarse del cine, aunque comenzó a escribir el guión de “La Divina Comedia” de Dante para llevarlo a la gran pantalla mediante una trilogía titulada “Paraíso”, “Purgatorio” e “Infierno”. Sin embargo, en 1996, Kieslowski murió de un ataque cardíaco sin concluir este guión, convertido en uno de los directores más relevantes del cine europeo contemporáneo.